Mensaje del Señor Arzobispo Mons. Oscar Julio Vian Morales, sdb

Fiesta de la Sagrada Familia

Mensaje del Señor Arzobispo Mons. Oscar Julio Vian Morales, sdb

31 de Diciembre 2017
Hermanos y hermanas en el Señor:

Hoy  celebramos la Fiesta de la Sagrada Familia con mucha alegría un año más; quiero saludar con mi mayor afecto a todas las familias Guatemaltecas, a quienes deseo que la paz, la bondad y la sabiduría de Dios que abunden ahí donde ya se hizo presente su magnífico poder, en cada uno de sus hogares, por la presencia de Jesucristo.

donde ya se hizo presente su magnífico poder, en cada uno de sus hogares, por la presencia de Jesucristo. Tengamos presente, que de Dios viene el origen de toda familia humana y a Él tenemos que encomendar por lo tanto todas nuestras familias; para que conceda la gracia de imitar a la misma Sagrada Familia de Nazaret.


Con el valioso ejemplo de honra a los padres que encontramos en la Sagrada Escritura, los invito a basarse en dichos criterios para fundar hogares cristianos y santos, los cuales nos invitan a tener un discernimiento a la luz de la Palabra, a descubrir en ellos todo lo que sea agradable a Dios.


La Palabra ha de ser siempre un pilar importante en nuestros hogares, debemos aprender a profundizarla siempre como familia. A todas las familias cristianas, les exhorto a que vivan con reverencia y gratitud el uno con el otro, aprendan a donarse mutuamente, ser instrumentos de la vida y vivir siempre con gratuidad el uno con el otro.


Que las palabras de San Pablo nos ayude a situar la familia en un conjunto del mensaje cristiano, teniendo como principio  que cada uno de los miembros se reconozca como escogido por Dios, lo cual implica vivir en una gracia constante, para fortalecer los lazos de paz; convirtiendo nuestras familias en santuarios de amor para Jesús.


Tengamos siempre presente que los deberes y derechos de toda familia han de ser equitativos entre sí, es decir los padres cumplir sus obligaciones como tal y los hijos de la misma manera. Partiendo de lo que a cada uno les da la dignidad como tal, la condición de hijos de Dios; por esto pido a Dios que todas las familias sean la expresión del amor cristiano, lo cual provoque bendecir y fecundar los principios según el Evangelio, expresados desde la raíz de cada hogar.


Con mi afecto paternal para todos ustedes les deseo un feliz año nuevo lleno de bendiciones y que en medio de las situaciones difíciles que puedan estar viviendo, nunca olviden que la Sagrada Familia estará intercediendo por ustedes.